sombra para las hormigas

Los Derechos de los Habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo en contra de la presa el Zapotillo

Los derechos que tienen los habitantes de las comunidades afectadas por la presa El Zapotillo son: el derecho a la propiedad, el derecho al medio ambiente sano, el derecho a la salud, el derecho al desarrollo, el derecho a la consulta, el derecho a la legalidad y a la seguridad jurídica, el derecho a la alimentación, el derecho al patrimonio cultural, el derecho a la planeación democrática, entre otros. Todos estos derechos están garantizados en nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, pero es necesario que los ejerzamos y los hagamos valer ante las autoridades, llámese tribunales, gobernador, presidente de la república, Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), Comisión Estatal del Agua (CEA) y demás autoridades federales, locales y municipales. Los derechos que como habitantes o gobernados no exijamos no nos los harán valer por más que éstos se encuentren escritos en las normas mexicanas y en otros documentos que el gobierno mexicano haya firmado con la comunidad internacional y por ende comprometido a respetar, por lo que debemos de exigir su cumplimiento. Debemos convertirnos en sujetos activos que demandamos el cumplimiento de nuestros derechos. Debemos poner a prueba al Estado mexicano. Un Estado que se dice democrático debe cumplir y respetar los derechos de sus habitantes.

En caso de que haya afectación o menoscabo a la propiedad de cualquier persona, ésta debe ser por causa de utilidad pública, es decir, debe ser para un fin de interés general para la población y estar prevista en las leyes, pero eso no es suficiente, debe de haber también una indemnización, lo que se traduce en que debe de haber una contraprestación económica a precio comercial no a valor catastral, al o los propietarios afectados. Sólo bajo estas condiciones procede la expropiación, que es quitarle la propiedad de sus bienes a las personas. Así mismo recientemente las autoridades judiciales mexicanas han sostenido que se debe respetar la garantía de audiencia a todos aquellos que se les vaya a expropiar.

Los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo están defendiéndose legalmente ante las autoridades judiciales federales y del estado de Jalisco. Han interpuesto alrededor de 13 amparos, individuales y colectivos en contra de la licitación para la construcción de la presa El Zapotillo y contra los inicios de la obra, además de juicios de nulidad administrativa. La mayoría de los juicios están ventilándose ante dichos órganos, por lo que muy pronto habrás sentencias. Esperamos que los jueces sean sensibles y les den la razón jurídica a estos pueblos en contra de este proyecto de desarrollo injusto, antidemocrático y autoritario y por si fuera poco, excluyente.

Temacapulín, Acasico y Palmarejo le apuestan a la vida, al amor. Por todo ello es que las comunidades se han organizado y están en resistencia, luchando con la frente en alto y dignamente. Su apuesta ha sido por la vía pacífica, no sólo legal, sino también política y mediática.

¡Viva el Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo!

¡Ríos para la vida no para la muerte!

¡No a la presa El Zapotillo!